miércoles, marzo 04, 2009

Cuevas, cárceles y ataúdes en los hoteles más raros del mundo




fuente: Francisco Cortijo / Fotos: Ximena Maior

Cuevas, cárceles y ataúdes en los hoteles más raros del mundo

Ofertan habitaciones situadas en cuevas, árboles, acuarios, iglesias, trenes, aviones e incluso cárceles. Sepa dónde están, cómo son y cuánto cuestan los hoteles más raros y singulares del mundo.

Hay hoteles que tienen 65 millones de años. Y aún se conservan en pie. El Kokopelli’s Cave alquila su única habitación, a 280 metros de profundidad en una cueva de Nuevo México, por 100 € la noche. Igual de escondido, en este caso en la selva amazónica brasileña, el Ariau Amazonas Towers, a 60 kilómetros de Manaos, ofrece habitaciones flotantes por 200 € en pleno Parque Natural del Río Negro. Para turistas con síndrome de pájaro, el Cedar Creek Treehouse, en Ashford (Estados Unidos), ofrece tres casas colgantes a 50 metros del suelo sobre un cedro rojo de 200 años de antigüedad por 210 € la noche. Igual que el Feathers Rainforest Tree Houses, en la localidad australiana de North Queensland, el Woodpecker Hotel de la ciudad sueca de Vasteras, con una sola habitación a trece metros de altura sobre un árbol de 130 años, o el Parrot Nest Lodge en Belize, construido sobre un árbol de 100 años.

Menos natural pero más transgresor resulta el Propeller Island City Lodge de Berlín. La decoración rompedora creada por el artista alemán Lars Stroschen en sus 30 habitaciones permite verse deformado por cientos de espejos caleidoscópicos o pasar la noche (en habitación doble para combatir el miedo) en dos ataúdes blancos emparejados. El precio de la experiencia no suele pasar de 125 € la noche por persona.

Miedo a las alturas pasarán los inquilinos que pernocten en uno de los hoteles más altos de Europa: el Euromast, la torre de la televisión en la ciudad holandesa de Rotterdam. Por 300 € la noche pueden alquilarse sus dos suites situadas en su última planta, a 100 metros de altura. No muy lejos de Rotterdam, en la ciudad holandesa de Harlingen, se encuentra uno de los hoteles más ingeniosos de Europa. Se trata del Crane Hotel. Una joven pareja ha rehabilitado y decorado con todo tipo de comodidades una antigua grúa gigante de las que se utilizan en los puertos para almacenar y cargar las mercancías pesadas en los barcos. El hotel-grúa alberga dos habitaciones, equipadas con cocina y baño, que se alquilan por 200 € la noche. En Harlingen también es posible dormir en un antiguo buque salvavidas, el Life Boat Hotel. Por 220 € es posible incluso pasar la noche durmiendo en alta mar. Como se ve, Holanda pasa por ser uno de los países con mayor número de hoteles singulares por tierra, mar o aire. Muy económico –50 € la noche– resulta pasar la noche en el Controversy Tran Hotel, situado en la ciudad holandesa de Hoogwoud, antiguos vagones de tranvía reconvertidos en cuatro prácticas habitaciones.

También hay hoteles con mucho arte. En tierras austriacas existe uno de los hoteles más vanguardistas de Europa, el Das Park Hotel Ottensheim, situado en una zona de camping cercano a la ciudad de Litz. Obra del artista Andres Strauss, se trata de una sucesión de gigantescos tubos de hormigón, de un peso de 9,5 toneladas cada uno, situados sobre una verde pradera. Cada uno, instalados de forma individual, ofrece las comodidades de una austera habitación de hotel.

Más sorprendente resulta el Utter Inn, un hotel acuario, situado en la localidad de Vasteras, a tres metros de profundidad en el Lago Mälaren. Obra del artista Mikael Gernbert, abrió sus puertas en junio del año 2000 y dispone de dos pequeñas camas y una mesa. Puede alojarse en ella a partir de 200 € la noche, algo menos de lo que cuesta dormir en otro hotel submarino, el Jules Undersea Lodge, en Key Largo, Florida.

Más al norte, en Edmonton (Canadá), el Fantasyland Hotel hace honor a su nombre en cualquiera de sus 118 habitaciones temáticas que recrean desde la Roma Imperial hasta la Polinesia, la industria del cine en Hollywood o un aparcamientohabitación para dormir en una furgoneta pick-up con cama de matrimonio incorporada. Un concepto similar al seguido por el The Pavillion Hotel de Londres, donde sus 31 habitaciones recrean paisajes del mundo, desde la Casablanca Night hasta la Indian Summer, la Honky Tonk Afro o las Highland Flag. Ambientado en libros y no en películas encontramos el Library Hotel. Sus 10 pisos y 60 habitaciones, adornadas con libros y colecciones de arte y escultura, están ordenadas en diez grandes temáticas (una por piso), desde las matemáticas a la religión. Ubicado en la conocida como Library Way, donde hallará las mayores librerías de Nueva York, pasar la noche al calor de libros le costará 300 €.

Los emplazamientos hoteleros no conocen límites: los hay construidos en hielo y nieve (el Whitepod High Tech Igloo de Aigle, en los Alpes suizos; el Ice Hotel de Quebec; el Kakslauttaten Hotel & Iglooo Village en Finlandia, o el Snow Hotel en Kemi, también en Finlandia), los hay en faros (Saugerties Lighthouse en Albany, USA; el Heceta Yachats en Oregón) y en viejas iglesias (Auld Kirk Hotel en Aberdeen, Escocia o el St. Killiams Hunter Valley en Sidney, Australia). Si el turista tiene espíritu guerrero, puede pasar la noche por 70 en el Woodlynn Park de Nueva Zeland, en un avión modelo Bristol de la guerra de Vietnam con dos habitaciones. Y si nunca ha estado en prisión, puede dormir entre rejas en The Old Jail, una prisión del siglo XIX con 27 celdas-habitaciones en Muunt Gambier, sur de Australia.

Un perro-hotel
Los amantes de los perros y el turismo disfrutarán con el Dog Bark Park Inn, en Cottonwood, Estados Unidos, el único hotel del mundo con forma de perro, en este caso un gigantesco Beagle de madera con dos habitaciones.

La suite de Maradona
El Boca Juniors, el equipo más famoso de Argentina, cuna del astro Maradona, prepara un hotel temático sobre el equipo para el 2010, donde las habitaciones tendrán los nombres de sus jugadores más míticos. La suite, por su puesto, está reservada para “Maradona”.