viernes, diciembre 05, 2008

La Cueva del Lobero





fuente: C/ Castillo s/n Freila (Granada)
Telfs. 629494777
E-Mail: redi2001@eresmas.com
Web: www.altipla.com/redi


A los pies del pequeño municipio de Freila se encuentran las Cuevas del Lobero, destinadas a pasar unos días de descanso junto a la familia o los amigos. Sin embargo, hace 250 años era el lugar donde vivían los habitantes y los animales del pueblo, ya que en el siglo XVIII no había casas ni construcciones arquitectónicas donde poder habitar. Así pues, por estas cuevas han pasado muchas generaciones, lo que sin duda le dará un encanto especial a su estancia en El Lobero.


Redi, conocido en todo el pueblo y propietario de las cuevas, ha ido habilitando poco a poco estas grutas para uso turístico con sus propias manos: ha picado y pintado las paredes, ha hecho la instalación eléctrica y del agua, la ha dotado de electrodomésticos para hacerle su estancia más cómoda y la ha decorado siguiendo su propio estilo. El resultado: unas cuevas únicas, donde predomina lo rústico y en las que todo está cuidado hasta el más mínimo detalle.

La decoración es totalmente artesana: desde las pilas del baño y la cocina -son vasijas de cerámica granadina- hasta las lámparas, realizadas con teja tallada por el propio Redi. El mobiliario es de madera antigua de roble, los enchufes e interruptores de la luz son como los primeros que se fabricaron y la ducha está hecha a mano con un tronco hueco agujereado. Además, las cuevas están decoradas con herramientas del campo, como azadas, rastrillos… así como cestas de mimbre y vasijas de barro.



Las tres cuevas que actualmente forman El Lobero disponen de cocina, chimenea, baño y una terraza con unas impresionantes vistas a las montañas que rodean Freila. Al ser de grandes dimensiones, estas cuevas pueden alojar más personas de lo que suele ser habitual: una cueva es de 13 plazas, otra de 16 y, finalmente, una de 20, la cual está dividida en otras tres de 10, 6 y 4 plazas, ideal para grandes grupos que quieren estar 'juntos pero no revueltos'.

El único electrodoméstico que falta en las Cuevas del Lobero es la televisión, que no se echa de menos en absoluto dada la amplia variedad de actividades que se pueden desarrollar en esta zona: senderismo, montar a caballo, pasear en barco, disfrutar de un buen baño en el embalse del Negratín, realizar barbacoas o, simplemente, deleitarse con el sonido del silencio que reina en Freila.