miércoles, diciembre 20, 2006

Carmel.Israel




Carmel: las Cuevas del Vivienda del hombre prehistórico

Implementos de piedra de la Cueva Tabún
fuente: http://www.mfa.gov.il/MFAES/MFAArchive/1990_1999/1999/10/Lugares%20Arqueolgicos%20en%20Israel%20No%202%20-%20Carmel-%20las
Las cuevas están situadas en la ladera occidental del Monte Carmel, a unos 20 kilómetros al sur de Haifa, donde el Nájal Mearot (Valle de las Cuevas) emerge en la Planicie Costera. Fueron excavadas por primera vez en las décadas del 20 y del 30. Luego se llevaron a cabo nuevas excavaciones a partir de fines de los años 60, usando para ello avanzados métodos científicos basados en la moderna investigación geológica, arqueológica y paleontológica.
Herramientas de piedra, huesos de animales y sepulcros humanos encontrados en las cuevas del Carmel han contribuido en gran medida a la comprensión de la evolución física y cultural del hombre en las tempranas fases de su existencia.



La Cueva del Tabún (Cueva del Horno)


La Cueva del Tabún fue habitada intermitentemente durante la Edad Paleolítica Inferior y Media (medio millón a 40.000 años atrás). En el curso de este período extremadamente largo, se acumularon en la cueva depósitos de arena, sedimentos y arcilla hasta una altura de 25 metros. La excavación demostró que cuenta con una de las más prolongadas secuencias de ocupación humana en el Levante.
Los depósitos más antiguos contienen cantidades de arena de mar. Esto, y restos de polen encontrados sugieren que el clima era relativamente cálido. Los glaciares que cubrían grandes partes del globo, al derretirse, hicieron subir el nivel del mar e hicieron que la línea costera del Mediterráneo retrocediera. La Planicie Costera era más angosta de lo que es hoy y estaba cubierta por una vegetación de sabana.


Los habitantes de las cavernas usaban hachas de piedra para matar animales (gacelas, hipopótamos, rinocerontes y ganado salvaje que vagaba por la Planicie Costera) y para extraer las raíces de las plantas. Las herramientas fueron mejorando lentamente a lo largo de un período de decenas de miles de años. Las hachas se hicieron más pequeñas y más afiladas y descarnadores, fabricados de gruesas láminas de piedra eran utilizados probablemente para desprender la carne de los huesos y para procesar las pieles de los animales.
Los niveles superiores en la Cueva Tabún consisten principalmente de arcilla y sedimentos, indicando que un clima más frío y húmedo prevaleció cuando se formaron una vez más los glaciares; esto hizo que el nivel del Mediterráneo descendiera en unos 100 metros, hasta su nivel actual. Asimismo, produjo una franja costera más ancha, cubierta por densos bosques y pantanos.


Los restos materiales de los estratos superiores en la Cueva Tabún son de la cultura Mousteriana (unos 200.000 - 45.000 años atrás). Predominan aquí pequeñas herramientas de piedra, hechas de láminas delgadas, muchas producidas por la técnica de Levallois: un método de cuidadoso alisado de la piedra antes de cortar la forma deseada. Herramientas típicas de esta cultura son las puntas alargadas, las láminas de diversas formas empleadas como descarnadores, y muchas herramientas dentadas usadas para cortar y aserrar.


La dieta de las personas que manufacturaron estas herramientas consistía de frutas, semillas, raíces y hojas, con un complemento de carne - gacela, corzo y jabalí. La gran cantidad de huesos de corzo encontrados en las capas superiores de la cueva Tabún pueden deberse a la apertura con forma de chimenea en el fondo de la cueva, que funcionaba como trampa natural. Los animales probablemente eran dirigidos hacia la apertura y caían dentro de la cueva, donde eran carneados.


La Cueva Tabún contiene un sepulcro del tipo Neanderthal de una mujer, que data de unos 120.000 años atrás. Es uno de los esqueletos humanos más antiguos encontrado en Israel.



La Cueva Skhul (Cueva de los Niños)


Numerosos sepulcros humanos de aproximadamente la misma época fueron encontrados en esta cueva cercana. Se encontraron catorce esqueletos, incluyendo tres completos; fueron definidos como un tipo arcaico de Homo sapiens, estrechamente cercano a los humanos modernos en su apariencia física. Se cree que este humano, con delicados rasgos faciales, de mentón saliente y frente recta, se desarrolló totalmente hace unos 100.000 años atrás. Los hallazgos de estas tumbas también proporcionan evidencia del culto y los rituales relacionados con la muerte y el reino espiritual.

Los hallazgos en la cueva son de gran importancia para la investigación antropológica prehistórica del desarrollo de la especie humana. La teoría de que el Homo Sapiens no se desarrolló del hombre de Neanderthal, sino que ambos vivieron al mismo tiempo, está pasando a ser cada vez más aceptada: el hombre de Neanderthal se extinguió, mientras el Homo Sapiens se desarrolló, convirtiéndose en la moderna raza humana.



La Cueva El-Wad (Cueva del Valle)
Esta es la más grande de las cuevas del Monte Carmel. Las capas acumuladas brindan evidencia de presencia humana desde el término de la ocupación de la cueva de Tabún (aproximadamente hace 45.000 años atrás).


Importantes hallazgos de esta cueva son de la cultura Natufia (10.500 a 8.500 AEC), una cultura altamente desarrollada en relación a las que la precedieron. Marca la transición de la cultura paleolítica a la neolítica, de la recolección de plantas y la cacería de animales al cultivo de plantas y la domesticación de animales. Durante este período, el nivel del Mediterráneo subió nuevamente, al finalizar el período glaciar, y la línea costera se estabilizó aproximadamente en su contorno actual. La Planicie Costera pasó a ser más angosta y se cubrió por algunos bosques y praderas, con pantanos en las zonas bajas. El número de especies animales disminuyó y consistió principalmente de gacelas y ganado salvaje.


La población de la cueva El-Wad empleó tanto la cueva como la amplia terraza frente a ella. Se cree que el asentamiento era permanente, un desarrollo singular en términos de formas de vida anteriores en las cavernas. Consistía en unas pocas familias que vivían en una aldea de carpas, que servía como base para las expediciones de cacería y para juntar alimentos.


Las herramientas de piedra Natufias son de muy alta calidad y delicadas, muy pequeñas y cuidadosamente retocadas. Fueron primeramente descarnadores para el tratamiento de las pieles de animales, puntas para trabajos en madera y hueso, punzones para perforar piedras usadas como pesas de pesca, cuentas decorativas, hojas para cortar carne y sierras de hueso y hoces (con mangos de madera) para cosechar cereales (que dejan un lustre característico en el filo de las hojas). Había también microlitos de forma de luna, usados como flechas, para harpones y como ganchos para pescados y herramientas más grandes hechas de pedazos burdos de piedra para picar huesos y semillas de cáscara dura. Molinos, morteros y trituradores hechos de piedra se empleaban para procesar los alimentos.


En la terraza frente a la caverna se excavaron más de cien sepulcros humanos individuales. Los muertos eran enterrados en una posición muy doblada, algunos con ornamentos de piedra, hueso o concha. La gran cantidad de esqueletos dio a los antropólogos la posibilidad de estudiar las características físicas de esta población Natufia. La altura promedio era entre 1,58 y 1,65 m., las cabezas relativamente grandes, con frentes anchas y más bien bajas, características típicas de la población de este período de la cuenca del Mediterráneo.


La cueva El-Wad está abierta al público y los visitantes pueden apreciar los múltiples hallazgos prehistóricos y su lugar en el desarrolllo de la raza humana.


La cueva Tabún fue excavada (1969-71) por A.J. Jellinek de la Universidad de Arizona y desde 1971 bajo la dirección de A.Ronén de la Universidad de Haifa.La cueva El-Wad fue excavada por F.Falla de la Misión Arqueológica Francesa en Jerusalem y por O. Bar Yosef de la Universidad Hebrea de Jerusalem (1980-81) y desde 1980 por M. Weinstein-Evrón en nombre de la Universidad de Haifa.